Fuente: EL UNIVERSO

Esta madrugada se allanaron 25 inmuebles en Quito y Guayaquil dentro de la investigación por delincuencia organizada que lleva adelante la Fiscalía por el caso de Raúl de la Torre Prado, exasesor del ahora exgerente de Petroecuador Pablo Flores y pariente del contralor general (s), Pablo Celi. 

Raúl de la Torre Prado fue detenido en julio del 2019 con 250.000 dólares en el aeropuerto de Miami. Tras conocerse el tema, tanto Pablo Celi como Pablo Flores tomaron distancia. En el caso de Celi dijo tener un parentesco lejano y ninguna relación directa en la actualidad. En el caso de Petroecuador, se indicó que De la Torre ya no era funcionario de la empresa, pero se conoció que dejó el cargo el mismo día que fue detenido.

El caso de Raúl de la Torre Prado ha sido uno de los cinco casos investigados por la justicia de Estados Unidos y de los cuales tanto el ministro de Energía, René Ortiz, como el gerente de EP Petroecuador, Gonzalo Maldonado, han dado detalles, en medio de un cruce de cartas, sobre los casos de corrupción ocurridos en la empresa petrolera.

Según Petroecuador, este proceso se trata de una investigación por el delito de lavado de activos que anteriormente se llevaba en la Fiscalía Antilavado de Activos n.º 1 a cargo de Luis Augusto Rosero Méndez; sin embargo, el proceso fue remitido a la Fiscalía de Fuero de Corte Nacional n.º 3.

El ministro René Ortiz había mencionado en su carta que en noviembre de 2019, Raúl de la Torre Prado, funcionario de Petroecuador, se declaró culpable ante las cortes del Estado de la Florida del delito de lavado de activos. En el documento que consta en las cortes de EE.UU. se puede leer: “Entre 2018 y junio de 2019, el acusado, que entonces trabajaba como funcionario en Petroecuador, conspiró con otros funcionarios de Petroecuador y del Gobierno de Ecuador y con ciertas personas en un esquema, para recibir millones de dólares en sobornos a cambio de usar su función para permitir a una compañía obtener y mantener contratos y pagos contractuales de Petroecuador”. Junto con De la Torre también fue detenido Roberto Barrera. En su declaración dijo ser cercano a un alto funcionario de Petroecuador, que supervisaba la adjudicación de contratos, así como los pagos en esa empresa.

Por su parte, Maldonado ha indicado que mediante impulso fiscal de fecha 12 de agosto de 2019, se dejó fuera de acceso a la información a Petroecuador, por no considerársele víctima. “Se nos informó que EP Petroecuador NO está considerada como víctima en el proceso y que por tal motivo no podemos acceder al mismo”.

Maldonado reiteró que este proceso se lo estaba sustanciando en los Estados Unidos por el delito de conspiración para cometer lavado de activos. En ese sentido, la Procuraduría, organismo competente para defender los intereses del Estado a nivel internacional, compareció al proceso criminal a través de la firma Squire Pattom Boggs, que había indicado a Petroecuador que retiró la reclamación de derechos de víctima ante información nueva provista por la Fiscalía Federal que confirma que la trama de corrupción no generó en nuevos contratos de EP Petroecuador.

Adicionalmente, el 15 de noviembre de 2019 se pusieron en conocimiento de la fiscal general del Estado los hechos ocurridos en los Estados Unidos relacionados con un esquema de sobornos que vincula al señor José Raúl de la Torre Prado, además se solicitó asistencia penal internacional. Cabe indicar que no hemos recibido por parte de Fiscalía General del Estado ninguna respuesta hasta la presente fecha.

Hoy a primera hora, luego de conocerse el caso, el presidente de la República, Lenín Moreno, escribió en su cuenta de Twitter: “He tenido conocimiento de las detenciones y allanamientos sucedidos esta madrugada. Como ha sido mi costumbre desde el primer momento, mi respeto a la independencia y autonomía de las funciones del Estado”. (I)