Más marcas que se superan y que nos dejan atónitos. Al dato de ser la final más joven en más de 20 años en Nueva York, hay que sumar un hecho aún más remarcable. Y es que la final del sábado que jugarán Leylah Fernández y Emma Raducanu supondrá la primera en toda la historia de la Era Abierta en la que no figure ningún cabeza de serie.

Tienen 18 y 19 años y se enfrentarán en la final femenina del US Open

Tienen 18 y 19 años y se enfrentarán en la final femenina del US Open

La primera semifinal de Grand Slam de Leylah Fernández, en el Abierto de Estados Unidos, apenas días después de cumplir 19 años, empezó a los tumbos. La canadiense salió del hoyo para irse al frente, pero su rival Aryna Sabalenka llevó el partido al límite, en un electrizante tira y afloja en el tercer set. Fernández no se inmutó.

¿Para qué hacerlo a esta altura? El aplomo de la tenista de padre ecuatoriano parece infinito, al igual que su potencial. Y no hay oponente, sin importar su palmarés o ránking, que le resulte imposible de doblegar.

Veloz de piernas y creciéndose en los momentos decisivos, Fernández derrotó 7-6 (3), 4-6, 6-4 a la bielorrusa Sabalenka -la segunda cabeza de serie- la noche del jueves en el estadio Arthur Ashe y ahora irá por un título de Grand Slam.

Su adversaria será otra adolescente. La británica Emma Raducanu, de 18 años y ubicada en el número 150 del ranking, se impuso más tarde sobre la griega Maria Sakkari (17ma preclasificada), por 6-1, 6-4.

 

Raducanu es la primera tenista en la era profesional que ha llegado a una final de un certamen del Grand Slam tras disputar la fase clasificatoria. Apenas en su segundo major, ganó los 18 sets que disputó en tres duelos clasificatorios. Luego, ganó seis duelos en el cuadro principal.